Nuestro trabajo

«Prevenir y dar solución a los problemas maternoinfantiles más comunes mediante la Osteopatía»

LACTANCIA

La lactancia materna es el mejor alimento para el bebé. Sin embargo en ocasiones el inicio puede ser difícil y dar con el profesional adecuado es crucial para solucionar problemas. Viola Fryman, la Osteópata Maternoinfantil más reconocida decía, “todos los bebés deberían ser tratados con Osteopatía tras el nacimiento”

La evaluación de la toma y el tratamiento osteopático ayudan a solucionar muchos problemas funcionales de succión/deglución, permitiendo el amamantamiento óptimo en poco tiempo, evitando así intervenciones agresivas e injustificadas como el corte del frenillo sublingual.

BEBÉ 0-2 años

El recién nacido ha vivido una historia dentro del vientre materno y ha tenido unas vivencias durante el proceso de gestación, el parto y nacimiento. Su viaje a la vida extrauterina y la puesta en marcha de todos sus sistemas supone un estrés fisiológico importante.

Cuando los niveles de estrés se mantienen elevados tras el nacimiento suponen la causa de algunos problemas funcionales que se etiquetan como “cólicos del lactante” o “irritabilidad”, procesos que pueden ser tratados con Osteopatía.

INFANTIL 2-8 años

En los primeros años de vida ocurren los cambios corporales más importantes de la vida como el crecimiento óseo,  la maduración neurológica , la evolución motriz y el desarrollo de los sistemas digestivo o respiratorio entre otros.

Etapas como el gateo, el estar sentado, ponerse de pie y el inicio de la marcha son importantes de valorar y tratar por el Osteópata.

A PARTIR DE 8 AÑOS

La actuación osteopática temprana en un organismo en crecimiento y previene la aparición de los problemas más habituales en la edad adulta como son los problemas de espalda.

La Osteopatía recupera la función normal del cuerpo tras los procesos habituales de infecciones respiratorias, alteraciones digestivas y traumatismos entre otros.

EMBARAZO

El embarazo es un periodo corto de tiempo en el que tienen lugar cambios físicos, hormonales y emocionales que le permiten a la mujer “dar vida”. La Osteopatía en la embarazada restablece el equilibrio funcional para llegar al parto en el mejor estado posible.

La Osteopatía da solución a ciertas situaciones que pueden surgir durante la gestación como el dolor lumbar, ciática, hemorroides, contracciones tempranas… son algunos de los síntomas más comunes que mejoran con el tratamiento osteopático.

POST-PARTO

Tras 9 meses de embarazo y dar a luz viene un periodo de adaptación física, emocional y social de la mujer. Podemos considerar como post-parto al menos el primer año de vida del bebé donde todos los sistemas corporales de la mujer tienen un proceso de adaptación.

La Osteopatía en el post-parto ayuda a encontrar el equilibrio del organismo femenino. Tras el parto o cesárea es necesaria una valoración general que incluye la pelvis ósea, columna vertebral, órganos y suelo pélvico.