Como la mayoría de bebés, Lis ha sufrido los dichosos CÓLICOS DEL LACTANTE, y nosotros hemos sido unos de esos papás desesperados en busca de “la solución”, probando varias cosas, hasta que dimos con la OSTEOPATÍA INFANTIL....